domingo, 15 de agosto de 2010

PARTICIPACION CIUDADANA CONSTRUCTIVA... ANALISIS DE LO QUE SIGNIFICA PARA EL AUTOR SOCIEDAD CIVIL CONSTRUCTIVA

DE LA PALABRA A LA ACCIÓN

Participación ciudadana constructiva
Héctor Aparicio Jr.
opinion@prensa.com
Con este artículo, pretendo reflexionar en torno a los conceptos de participación ciudadana y de sociedad civil, así como sobre sus posibilidades de realización y puesta en práctica dentro de Panamá.

En primer lugar, es mi intención que reflexionemos y hagamos una aproximación al concepto de “participación”, centrándonos en dos de sus manifestaciones más importantes: los movimientos sociales y el asociacionismo. De esta forma podremos continuar analizando los requisitos que involucran la participación, su justificación y sus objetivos.

¿Por qué y para qué nos asociamos?

La palabra “socio”, viene del latín socius (compañero), de ahí derivan también las palabras asociar, (que no es más que juntar personas para realizar un trabajo), asociado, (persona que ayuda a cumplir las metas) y consocio, (el socio del socio).

El resurgimiento de la participación ciudadana en la opinión pública es un fenómeno interesante y necesario ya que contribuye a concienciar sobre la necesidad y responsabilidad que todos tenemos para modificar nuestro país.

Dicho fenómeno ha contribuido a que se “quite el polvo” y salgan “a la luz” antiguos esquemas de participación ciudadana no constructivos, que hoy en día sólo sirven para ejercer resistencia sin dejar avanzar cualquier intento de desarrollo en temas como la educación, salud, trabajo y seguridad.

Cuando los noticieros difunden estos antiguos esquemas tratando de “revolver el río violentamente” puedo notar el total desenfoque de los objetivos para los cuales se asociaron inicialmente, y el mal ejemplo que están ofreciendo a la sociedad. También queda claro la falta de espacio que tienen los grupos que realmente están cumpliendo su labor con aportes constructivos.

Lo expresado anteriormente me motivó a investigar y a sacar mis propias conclusiones acerca de la participación ciudadana. Con optimismo encontré asociaciones de jóvenes artistas organizando festivales y llevando cultura y sano entretenimiento a pueblos del interior; fundaciones que trabajan contra la desnutrición; clubes de fomento a la ética, el estudio y la moral; movimientos de educación no formal como el movimiento scout entre otros. También pude percatarme de la existencia en Panamá de un sinnúmero de buenos ciudadanos que hoy en día están asociados trabajando por el bien común, entregando aportes concretos a nuestra sociedad.

Con orgullo puedo decir que hay asociaciones civiles que desde el silencio generan grandes impactos. Indagando sobre la operatividad de estos grupos descubrí que, si bien los recursos económicos siempre salen de uno o más bolsillos (individuos, empresa privada y sector gubernamental), hay una mayor dificultad en el reclutamiento de los recursos humanos dispuestos a construir.

Quiero hacer hincapié en la importancia y necesidad que implica el involucrarnos en algún tipo de trabajo social. Además de donar dinero, es necesario donar tiempo. Estamos frente a una buena oportunidad para dejar de quejarnos, romper con la apatía y pasar de la palabra a la acción.

Áreas de trabajo como la educación informal, la cultura, el fomento del trabajo y la ética, la niñez, el hambre, la drogadicción y el alcoholismo son asuntos que estarán siempre esperando por tu aporte.

Opciones sobran, buscando encontrarás y te involucrarás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada